Usted está aquí: 

-

-

Decantar un vino: paso a paso para apasionados del ritual

Decantar un vino: paso a paso para apasionados del ritual

¿Qué vinos necesitan ser decantados? ¿Qué tipo de decantador requiere cada vino? Te contamos las claves de la decantación para que devuelvas a cada vino sus aromas y sabores encerrados

06-05-2020

El descorche, la cata, el brindis. El vino, si se trata con el cariño que merece, conlleva una serie de rituales que convierten su consumo en todo un acto de solemnidad. El decantado fue en su día un paso imprescindible de la ceremonia. Hoy en día es una práctica menos necesaria, pero algunos vinos todavía requieren de oxigenación para sacar lo mejor de sí mismos.

Aunque la mayoría de los vinos pueden servirse directamente de la botella, algunos necesitan entrar en contacto con el oxígeno para “abrirse”.  Al permanecer un tiempo en botella en privación de oxígeno (reducción), quedan “cerrados” y necesitan este mayor contacto con el aire para recuperar aromas y sabores propios. Este proceso se denomina decantación y permite, además de airear el vino, separar los posos o precipitados y los posibles restos de corcho, que alteran el color y el sabor del vino.

La decantación consiste en verter lentamente pero de forma continua el vino en un decantador o frasca de cristal hasta que el poso llegue al hombro o el cuello de la botella.

A continuación te indicamos las fases tradicionales de la decantación, por si quieres cumplir el rito con toda su parafernalia:


1.    Descorcha suavemente la botella y limpia la boca de la botella con un paño.

2.    Enciende una vela y ponla detrás de la botella. La luz debe iluminar el hombro de la botella a la altura del cuello.

3.    Inclina muy suavemente la botella, para no mover los posos, y vierte lentamente le vino a través del embudo.

4.    Continúa vertiendo de manera regular sin dejar que el vino refluya hacia la botella. Observando atentamente el cuello iluminado por detrás, podrás seguir la progresión de los posos, oscuros y opacos.

5.    Deja de verter cuando los posos lleguen al cuello. En la frasca, el color del vino debe ser claro y brillante, y los posos deben permanecer en la botella.

Hoy en día estos pasos apenas se realizan. Basta con verter con cuidado, y suavemente, el vino en el decantador, procurando evitar los posos al final.

¿Cuándo decantar un vino?

Suele hacerse con los vinos que han pasado algún tiempo en la botella. A estos vinos hay que dejarlos respirar, así que, aunque no se decanten, conviene abrir la botella un par de horas antes de su consumo para que, en contacto con el aire, el vino recupere sus características tras una larga estancia en la botella.

También es recomendable decantar algunos vinos tintos que tienden a formar poso. Los tintos jóvenes suelen mejorar, e incluso ciertos blancos mejoran si se decantan inmediatamente antes de servirse.

Cuando los vinos se comercializaban en barricas y sin filtrado previo, este proceso era fundamental ya que solían tener muchos sedimentos que le aportaban un sabor amargo.

Tipos de decantadores

Un decantador debe estar confeccionado en cristal transparente para poder apreciar el color del vino, ser lo suficientemente grande y fácil de limpiar.

Existe un decantador concreto para cada tipo de vino:

Para vinos tintos jóvenes, uno achatado con base ancha o uno horizontal tipo plato, para favorecer el contacto del vino con el oxígeno.

Para los tintos maduros, uno de cuello fino y una base estrecha que limite la oxidación del vino.

Para los blancos, uno con la base bastante cerrada para limitar la superficie de contacto con el aire y un cuello estrecho que evite la disipación de los aromas.